ESTRATEGIA DE PELÍCULA: MARTE – LOS RETOS DE EMPRENDER por Diego Martin

El camino del emprendedor/a es muy complicado. Tanto que has de mezclar tus habilidades técnicas, con los sentimientos que experimentas en cada momento, así como los roles que asumir en cada situación.

Como yo no lo hubiera expresado mejor, os dejo este fantástico artículo de Diego Martín y la película  Marte (The Martian), que visualiza los retos a los que se tiene que enfrentar el protagonista del film, de la misma manera que un emprendedor/a tiene que asumir en su aventura emprendedora.

ARTÍCULO:  ESTRATEGIA DE PELÍCULA: MARTE – LOS RETOS DE EMPRENDER

infografia-marte

Disfrutadlo.

EL CESE DE ACTIVIDAD

El Mirlo Blanco del Autoempleo

Cuando las cosas no van del todo bien en el camino del autoempleo, y no van bien de verdad, lo primero es tirar la toalla, porque no es posible seguir. Con lo que cuesta haber transitado por un camino al que ya te acostumbras, ahora tienes que dejar de estar para transitar de nuevo por el del desempleo.

Pero pensando en el DESEMPLEO, de pronto recuerdas que en tu decisión de ser autónomo/a optaste también cotizar por CESE DE ACTIVIDAD. ¡¡Ainsssss que nadie dijo que iba a ser tan fácil acceder a este mirlo blanco!!, y ¡¡envenenado!!.  A veces pienso que en vez de contarnos como montar una empresa o iniciar una actividad económica, deberían decirnos que obstáculos nos encontraremos al final, porque cuando tiras del hilo te das cuenta de qué cosas tienes que hacer bien para no tropezar con esos obstáculos.

Igual que sucede cuando queremos solicitar una subvención o ayuda para nuestro negocio, lo que me dice que he de hacer bien o mal está en la letra pequeña, o en lo que no te cuentan, que habrás de investigar por ti mismo/a. Y es que, el problema o la solución no está en las ayudas en sí, la solución pasa por llevar a cabo una buena gestión del negocio.

¿Cuántas personas han decidido probar en el mundo del emprendimiento durante un tiempo y ver si en ese estado era posible tener un trabajo que generara un mínimo de ingresos? ¡¡Muchaaaaaaas!!. Y además, con toda la responsabilidad del mundo, muchas de estas personas deciden cotizar por CESE DE ACTIVIDAD para, si las cosas no fueran bien, tener derecho al menos, después del esfuerzo durante un tiempo, a dos meses de prestación. El problema aquí radica, como en un montón de subvenciones y ayudas, en que solo leemos la convocatoria de entrada, pero no la de salida.

 frog-1254634_960_720

¿A dónde quiero llegar?

Cuando te das de baja en Autónomos, o quieres hacerlo, empiezas a reunir la información necesaria para ver si se tiene derecho a la prestación. Lo primero es ver si se cumplen los requisitos y en que causas se encaja:

  1. Estar afiliado y en situación de alta en la Seguridad Social, tener cubiertas las contingencias profesionales y estar al corriente en el pago de las cuotas de Seguridad Social.
  2. Contar con un período mínimo de cotización por cese de actividad de doce meses continuados e inmediatamente anteriores al cese, siendo computable el mes en que se produzca el hecho causante del cese de actividad.
  3. Que el cese en la actividad desarrollada por el trabajador se deba a:
    1. Motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos (LOS MÁS COMUNES)
    2. Causas de fuerza mayor,
    3. Pérdida de licencia administrativa,
    4. Violencia de género, divorcio o acuerdo de separación matrimonial y sea debidamente justificado.
  4. Suscribir el compromiso de actividad para el mantenimiento de la prestación a fin de realizar las actividades formativas, de orientación profesional y de promoción de la actividad emprendedora a las que pueda convocarle el Servicio Público de Empleo correspondiente así como a efectos de cumplir las obligaciones de los artículos 17.1 g) y h) de la Ley 32/2010, de 5 de agosto.
  5. No haber alcanzado la edad ordinaria de jubilación, salvo que no tuviera acreditado el período de cotización requerido para ello.
  6. Que no concurra ninguna de las incompatibilidades previstas en la Ley 32/2010, de 5 de agosto.

Esto lo tenemos claro, pero lo importante de todo esto no está en la regulación de la solicitud del Cese, sino en la “Ley 35/2014, de 26 de diciembre, o Ley de Mutuas AT y EP de la Seguridad Social” en su artículo 5. Situación legal de cese de actividad.

Siendo todas las demás, adecuadamente demostrable, el problema se plantea en la causa 3. a) MOTIVOS ECONÓMICOS, TÉCNICOS, PRODUCTIVOS U ORGANIZATIVOS, la más común por otro lado.

  • Causa técnica: La adaptación de la empresa a una nueva maquinaria, por ejemplo.
  • Causa Organizativa: Puede ser por ejemplo un cambio en los sistemas de trabajo, o en el modo de organizar la producción, que pueden ser cambios obligados por las circunstancias o por un cambio de estrategia.
  • Causas Productivas: Las más comunes. Son descensos de ventas o pedidos, de contrataciones, de servicios, etc. descensos sostenidos en el tiempo. LAS QUE MÁS INTERESAN.

Seguimos indagando:

Motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos son:

  • Aquellos que hacen inviable proseguir la actividad económica o profesional.
  • Para lo que ha de ser necesario, defender esta causa, mediante:
    • Una declaración jurada en la que se recojan los ingresos percibidos y se pueda demostrar con las Declaraciones del IRPF e IVA
    • O un certificado de la AEAT o entidad competente de la CCAA.

E indagando un poco más vemos que es necesario alegar pérdidas derivadas del ejercicio de la actividad y qué estas sean del 10% de pérdidas anuales para tener derecho a la prestación por cese de actividad Artículo 4.4 del Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre.

Pero claro, ¿qué consideramos cómo PÉRDIDAS? ¿Y con respecto a qué las comparamos? Si tenemos en cuenta que son el 10% de las pérdidas anuales, hemos de compararla al menos con dos años anteriores más, que nos sirva de referente a la hora de evaluar dichas pérdidas.

Llegados a este punto, mis queridos amigos y amigas, no todas aquellas medidas que se suponen incentivan la actividad emprendedora tienen el impacto que merecen. Y no lo es porque para que se pueda dar una situación se ha de andar camino. Tres años al menos de referencia para poder comparar pérdidas con años anteriores (el mencionado artículo 4.4 del RD) por tanto no es solo el año que te piden como requisito “cotizar durante un año ininterrumpidamente en CESE DE ACTIVIDAD” sino que has de permanecer dos años más para poder comparar las perdidas necesarias que habrás de fundamentar en la solicitud.  Con lo que en ese tiempo, si no te has dormido y no has esperado a que vengan a tu balcón a anidar las golondrinas como en cada primavera, tendrás que desarrollar el séptimo sentido para el emprendedor/a que es el de la captación de las ondas que transmiten la dinámica del sector, de tal manera que:

  • Controles la Estacionalidad, o dónde voy a generar menos actividad y dónde se concentran los puntos más álgidos a la hora de encontrar trabajos que poder desarrollar.
  • Identifiques las dinámicas y procesos de tu sector, encuentres quiénes son tus posibles clientes, ¿qué necesitan? y ¿Cómo es la relación comercial que puedes mantener con ellos/as?
  • Y traces una estrategia para llegar a ellos y que a su vez te encuentren a ti. Una buena Marca Personal, es fundamental en este sentido. La necesaria utilización del Marketing Digital, así como la extrapolación y reformulación de otras herramientas para captar la atención de tu posible cliente/a.

Pero sobre todo recuerda una cosa, sin conocer el mundo del cliente y lo que le rodea, no tienes posibilidad de tener ingresos, y por tanto no tienes posibilidad de afrontar gastos, y para más inri no tienes posibilidad de supervivencia que en última instancia pueda hacer que tengas derecho a la prestación del CESE DE ACTIVIDAD. Así que….

Ver artículo: EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS

FUENTES:

http://infoautonomos.eleconomista.es/seguridad-social/como-acreditar-el-cese-de-actividad-de-un-autonomo/

http://www.laboral-social.com/sites/laboral-social.com/files/NSJ049976.pdf

 

EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS

El verdadero plan de empresa

¿No os ha pasó alguna vez siendo pequeños, sentiros perdidos y muertos de miedo, tras haberos soltado de la mano de vuestra madre o padre? ¿No recordáis sentir que el mundo era muy grande, extraño, oscuro y peligroso en esta situación? ¿Y esa parálisis?¿ ese no saber que hacer…?

Pues igualito, igualito se encuentra una persona que ha trabajado toda su vida por cuenta ajena y decide pasar a la acera de enfrente a probar suerte. Aún con un plan de empresa previo.

Si la diferencia entre trabajador por cuenta ajena y por cuenta propia radica en que el primero, trabaja bajo las directrices de un empresario/a y el segundo planifica, organiza y ejecuta su propio trabajo, aquí está el quid de la cuestión. Queridos y queridas este es el tema. Esa persona se tiene que buscar la vida.

La cuestión es que si el mundo está cambiando, el mercado laboral y profesional también está cambiando. Camino desconcertante como poco, sabes que todo está, que todo existe (para eso hiciste un plan de empresa previo), pero no sabes por dónde moverte porque ese mercado no es como los antiguos, estático y delimitado, sino que está en constante movimiento y es nuevo. Con lo que, como decía mi profesor de “Sistema de Relaciones Laborales”, es necesario dibujar ese marco con sus cuatro puntos cardinales e ir identificando sus nuevas dinámicas y procesos.

Primeros doce meses de camino. Tu mente deambula de un lado a otro buscando tareas que generen ingresos constantes. Y de pronto, como si la luz volviese a tu vida, te acuerdas de “ese plan de empresa” y tus experiencias en este último año, pasan frente a tus ojos en formato jpeg, encajando fácilmente en cada apartado del mismo, ¡¡por fin!! !!La Esperanza vuelve a tu vida!!

Por lo tanto, reformulemos el camino y las preguntas que pueden visualizar la nueva estructura que miramos pero que no vemos, que existe pero que no se refleja, que sentimos pero que no podemos tocar.

  1. Si hemos descubierto que hubo un antes y un después, ¿cuándo, dónde y cómo se produjo el cambio?
  2. ¿En que consiste ese cambio? ¿cómo afectó a la estructura del sector donde trabajaba y trabajo?
  3. ¿Qué entidades-agentes llevaban la voz cantante y quién la lleva ahora?
  4. ¿Qué trabajos se hacían antes que ya no se hacen? ¿Se han sustituido por otros? ¿Son otras instituciones o entidades las que lo realizan? ¿Se utilizan nuevas tecnologías?
  5. ¿Cómo es la relación laboral-profesional que se produce ahora?
  6. ¿Qué nuevas funciones, experiencias, formación y competencias se solicitan para este nuevo profesional?
  7. ¿Quiénes son los influencers o nuevos influencers en el sector? ¿Qué actividades realizan? ¿Trabajan por cuenta propia o ajena? ¿Están especializados?
  8. ¿Dónde se concentran en el tiempo la mayor parte de las actividades? ¿Existe estacionalidad en la actividad a realizar?
  9. ¿Sabe distinguir la información relevante del sector?
  10. ¿Qué canales puedo tocar/utilizar para llegar a mi objetivo?
  11. ¿Y los silencios?, aquellos en los que no se escucha nada, no se dice o no se lee. Eso también es información.

nuevas estructuras profesionales

Todo esto y probablemente más, nos ayuda a estructurar, delimitar y a sistematizar. Aplicada a cada sector o mercado facilita visualizar porque carriles puedo o debo circular; conozco, enmarco y trazo la estrategia a seguir.

Hace unos días leía un artículo que hablaba sobre la imperiosa necesidad de hacer un plan de empresa previo al comienzo de la actividad. Estoy completamente de acuerdo con el artículo, AUNQUE YO NO LO HICE. Pero no sé si me arrepiento de ello. Reitero que es muy necesario realizar un plan de empresa, sobre todo un estudio de mercado, puesto que en el Cliente sustenta la pata fundamental de cualquier iniciativa emprendedora. Pero….La experiencia es necesaria y fundamental. Hay que andar el camino. Porque andando el camino se aprende de lo bueno y de lo menos bueno; de tu actitud personal en cada obstáculo y de cómo afrontas cada uno de ellos. Como te sientes y como trazas las estrategias necesarias para conseguir la meta fijada…¡¡¡¡¡¡¡APRENDES!!!!!!!!

Sí, YO TAMPOCO HICE UN ESTUDIO DE MERCADO, ni un plan de empresa, ni un plan de viabilidad. Di por hecho que mis contactos y mi trabajo me traerían clientes a troco y mocho y que lograría sobrevivir a mi primer año como emprendedora. Sobrevivir he sobrevivido, ¿pero cómo? Tengo un dolor de cabeza tremendo, un mareo impresionante, una desorientación del quince y una clarividencia diferente, una forma de ver y hacer nuevas cosas.

Con lo que, para llegar hay que transitar el camino.

 

NUEVA VIDA LABORAL

¿Crees que será posible un cambio radical en tu carrera?

Estaba escribiendo un post acerca del reciclaje laboral y sobre la nueva empleabilidad. Buscando información para el mismo me he encontrado con un artículo de Expansión que es tan interesante y tan completo que no me ha merecido la pena seguir escribiendo el mío.

No os perdáis ni un punto del artículo, me parece totalmente recomendable.
www.expansion.com/emprendedores-empleo/desarrollo-carrera/2016/02/23/56cca1a846163f48298b461c.html

shield-1020318_960_720

Con más dolor que vergüenza

Escucha Activa y Empatía  para conocer lo que necesita el cliente

Estaba leyendo un artículo y me he encontrado con una afirmación de La empresaria y presentadora estadounidense Martha Stewart, en la que viene a decir más o menos que en un momento dado de su vida “…se consideró su propia cliente, para buscar aquello que podía interesar a sus lectores”. Leyendo su afirmación me acordaba de algo que me pasó hace algunos años.

Me encargaron dar formación en “Formas Jurídicas para el emprendimiento”. Por supuesto me había propuesto mostrar que sabía mucho, mucho acerca de cómo crear empresas y ejercitar mis habilidades docentes de la manera más acertada y perfecta posible. teacher-403004_960_720Me subí a la parra vamos.. Me puse a la tarea como si de una misión sagrada se tratara. Se me ocurrió ir a la Facultad e investigar. Tomé notas de todo. Me sentía como una de esas abogadas que llenan de libros su mesa para preparar un caso…pues igual yo. Nunca había recopilado tantos apuntes, tanta normativa, tantos artículos… y hasta había elaborado una presentación para acompañar mis clases. Me sentía súper orgullosa de mi trabajo.

Y llegó el día. Una clase de unas veinticinco personas. Yo muy relajada, tranquila, sabiendo que iba a dar una de mis mejores ponencias… y no había pasado ni un cuarto de hora cuando no encontraba sitio alguno donde refugiarme en el aula. El miedo se apodewoman-850330_960_720raba de mi pequeño ser, me sentía desolada. Presenciaba caras de aburrimiento, de incomodidad, de decepción…

Mi presentación en power point no era nada atractiva, ni siquiera era necesario haberla utilizado en ese momento. Había llegado a incurrir en errores en las normativas y por supuesto, no era capaz de solucionar ninguna de sus inquietudes porque yo, me había propuesto dar una maravillosa clase teórica.

No sé si con más dolor que vergüenza o viceversa, fui leyendo uno a uno los cuestionarios de satisfacción de la jornada. Y sobreponiéndome a la humillación, fui tomando notas de forma que pudiera satisfacer cada una de las inquietudes de mis alumnos/as.

Ese día aprendí dos cosas:

  • Que la ESCUCHA ACTIVA es fundamental
  • Y que la EMPATÍA es más importante aún

En ese momento decidí reciclar mis inadecuados apuntes. Tomé nota de todas las dudas, quejas e inquietudes de los emprendedores/as que ese día acudieron a mi clase. En todos se intuía el miedo a la hora de enfrentarse a la creación de un proyecto por cuenta propia. Darle la vuelta entonces fue más sencillo de lo que creía:

“Si yo fuese una emprendedora, ¿Qué esperaría de una clase de Formas Jurídicas?, ¿Qué dudas me plantearía?” Un ejemplo de ellas sería:

  • ¿Qué forma es la más adecuada para mi proyecto?
  • ¿Es mejor emprender individualmente o de forma colectiva?
  • ¿Con qué forma jurídica tengo que desembolsar más dinero?
  • ¿Cuál me obliga más?
  • ¿Qué impuestos y que Régimen de la Seguridad social me pertenecen?
  • Estratégicamente ¿cuál me conviene más al inicio de mi actividad?

La siguiente clase fue rodada, fluida y hasta divertida. Obviamente nada que ver con una clase como:

“Las Sociedades Limitadas están reguladas por la ley 2/1995 de 23… que en su artículo … regula la disposición de capital social inicial…”       El tostón del siglo..

Por lo tanto, y haciendo una analogía entre mi clase de Formas Jurídicas y un producto o servicio que queremos vender, si tenemos que estrellarnos en la puesta en marcha de los mismos, al menos que podamos tener la excusa de haber preguntado previamente, qué necesitan, qué les preocupa, qué no saben hacer, y qué necesitan cubrir, entre otras cosas. Escucha Activa y Empatía. Se trata nada más que de investigar y llegar a las entrañas del cliente para que nos cuenten qué es lo que les inquieta y que quieren resolver. De otra manera, nos encontramos con que somos incapaces de llegar a ellos y por lo tanto de llenar nuestra caja.

hand-851208_960_720

Cuando nos enamoramos de nuestra idea de negocio, corremos el peligro cual Narciso de impedir que nuestro proyecto pueda sobrevivir por culpa de nuestra propia vanidad.

MI AMIGA SE ESTÁ REINVENTANDO

O de como sí es posible ser inventores/as de servicios

Mi amiga se está reinventado. El otro día teníamos una conversación profunda a cerca de los obstáculos y las dificultades que conlleva reformularse actualmente. Profesional de la orientación y la inserción laboral y que como muchos otros trabajadores del sector, lleva desempleada desde hace algún tiempo, quizás demasiado. Paradójicamente se ha visto excluida de un mercado laboral que necesita urgentemente técnicos/as preparados para afrontar la inserción de muchas personas que se encuentran en desempleo. El caso es  que este “subsector” ha cambiado y se ha profesionalizado hacia el autoempleo.

Ya son varios los años que vemos aparecer nuevas profesiones caracterizadas principalmente por incorporar  nuevas técnicas y habilidades:

  • Coaching
  • Mentoring
  • Bubble assignment
  • Vocations, Vacations o Figuring
  • Orientador/a vertical
  • Comercial del Talento
  • Formador/a Competencial
  • El/a buscador y reclutador de personas
  • El gestor/a del Talento
  • El gestor/a del Cambio

soap-bubble-439103_960_720

Mi amiga me confesaba un tanto desalentada que era imposible acceder a un puesto de estas características porque en el mismo se les solicita tener una formación complementaria que en este momento, ni quiere ni puede pagar. Se pregunta por qué, con una dilatada experiencia profesional, en determinadas entidades con cierto nombre, así como una formación universitaria adecuada, una formación complementaria especializada, y con unas competencias adquiridas y desarrolladas durante su bagaje profesional, les impide poder acceder a un puesto de trabajo que ella podría defender y desarrollar a la perfección.

En su camino, mi amiga está haciendo un análisis profundo de sí misma. Está buscando entre sus recovecos interiores, donde puede encontrar diferencia competitiva o su especialización para generar valor añadido, y ser contratada u ofrecer servicios propios. A mi amiga como a todo/a aquel se reinventa, le está costando sudor y lagrimas realizar un camino duro pero apasionante. Ella me decía que en este acto de introspección ya iba encontrando aquello que en la realización de un posible trabajo podría generar valor. Cuando me lo contó le dije inmediatamente: ¡¡Ahora busca un palabra que lo nombre de manera diferente, que defina lo que realmente satisface en la persona que lo recibe. Busca un sinónimo, un nombre poco usado, algún término en otro idioma, incluso en latín!!

Sorprendentemente estamos en un momento en el que “Todo vale”, todo. Tenemos la capacidad de inventar, reinventar, crear, diseñar, dibujar y replantear nuestra trayectoria profesional, al menos como prestador/a de servicios.

Muchas de las profesiones que ahora se desempeñan son simples evoluciones de las que existieron no hace mucho, solo que de alguna manera, el entorno ha cambiado. En muchas de ellas, el prestigio anterior hizo que se modificaran su marcas hacia una nomenclatura más atractiva y que iniciara una nueva historia en la prestación de servicios.

El proceso en la creación y evolución de un nuevo servicio  podría ser el siguiente:

  • Visibilizar el cambio y sus características
  • Observa cómo afecta al entorno
  • Y cómo afecta a la profesión que se desempeña
  • Intuir e investigar cómo evolucionará el sector en el futuro inmediato y a medio plazo
  • Y diseñar una estrategia de reconversión y posicionamiento para acceder a un hueco en un nuevo mercado

REME

Lo divertido de todo esto es el juego que supone la reconversión. La capacidad de inventiva que podamos generar y el posicionamiento que podamos tener en un mercado probablemente iniciado. Se trata de llegar y mostrarse y si es posible  como decía César “Llegando, viendo y venciendo”. Esa es la característica principal de nuestro mundo actual. En nuestras manos está darle el valor que se merece el trabajo que podemos y queremos  realizar y luego o al mismo tiempo, nombrarlo como nos dé la gana.  Estamos en un momento en que la regulación normativa  va detrás de lo que nosotros seamos  capaz de inventar o realizar, por tanto, es momento de aprovechar  este inmenso jardín lúdico que la crisis nos ha ofrecido para rediseñar.

Viaje al submundo

La elaboración de la propuesta de valor

Hace unos pocos meses me regalé para mi cumpleaños un viaje. Un viaje sola. La primera vez en mi vida que lo hacía por placer.

Durante el mes anterior, estuve planificando los términos del mismo. Billetes de tren, estancia en el hotel, rutas turísticas, monumentos y yacimientos arqueológicos destacados…¡¡¡Emocionadísima!!! Pensé que este viaje supondría una catarsis personal tremenda y lo fue, pero no como yo lo hubiera imaginado en un principio.

Amante de la Historia y de la Arqueología, mis primeras opciones para visitar eran estas. Arrasar con todo, con guías turísticos, monumentos, centros históricos….Tres días, tres y al segundo día por la tarde ya sentía que podría haber organizado un viaje lleno de experiencias y aventuras. Viajar por viajar, ver por ver…¡¡Quiero más!!

La superficie no da para más, bajemos al submundo.

Submundo: lugar de posibilidades, de búsqueda de tesoros e ideas novedosas. 

¿Realmente todo está dado? ¿Toda la oferta que hay en el mercado es la que realmente existe? ¿Somos todos los clientes iguales y tenemos las mismas aspiraciones? ¿Qué quiero de mi próximo viaje? Porque a lo mejor no me gusta viajar y si me gusta hacer otras cosas. Lo único que tengo claro es que me ha encantado eso de viajar sola.

La segunda cuestión sería preguntarme ¿Quiero realmente ser parte pasiva del viaje? Limitarse a ver y comprar… no me interesa ya, no me llena, me aburre.  Se me está ocurriendo que la mejor opción sería “Hacer”, podría darle la vuelta al torno me pregunto cómo saldría. No me gusta ser solo una viajera que observa.

india-978488_960_720

Estamos en un mercado de consumo de masas, pero mucho de algo no satisface a todo el mundo. Somos heterogéneos en gustos ¡¡afortunadamente!! En el fondo siempre hay una motivación. Todo acto de consumo tiene como base un impulso de satisfacción o de solventar una frustración. Quizás mi motivación sea la de vivir intensamente cada momento a través de los sentidos. A lo mejor por eso, cuando visito algún yacimiento arqueológico, me encanta tocar la piedra (aunque no sea lo más adecuado), es como tomar contacto con lo que fue el lugar, sus gentes, sus vidas…

Ahora coloquémonos en el otro lado.

Soy una empresa que quiere organizar viajes diferentes. Después de quedar abrumada por un mercado impresionante, en el que opera un número de empresas infinito, decido que entrar ahí va a ser muy complicado, así que lo mejor será seguir mi instinto y satisfacer deseos viajeros de aquellas personas que no quieren dejarse llevar por la corriente. Se trata de crear un servicio que satisfaga a un segmento de mercado concreto. Por tanto tendré que aportarle una propuesta de valor. Quizás una actividad para satisfacer un impulso, como por ejemplo actuar en una visita cultural o acudir a un taller de cocina en el que te enseñen a elaborar el plato tradicional del lugar, o a lo mejor ejercer como profesional de una empresa del lugar por unos días…Todo menos permanecer estática.

“ACTUAR” esa sería mi PROPUESTA DE VALOR.

Para llegar a diseñar la propuesta, primero es necesario ponerse el disfraz de detective, toca investigar. Y ahí es donde viajamos al submundo. lighthouse-stairs-1069771_960_720El estudio de mercado no nada en la superficie. No consiste en acumular datos estadísticos. Hay que rascar más, indagar más, sobre todo preguntar. Preguntar lo que nadie pregunta, observar su comportamiento, espiar sus movimientos y actuar.

Ahora si se puede elaborar un servicio que satisfaga al cliente y con un porcentaje de éxito mayor, puesto que hemos salido del mercado de lo homogéneo para ofrecer diferenciación y satisfacciones particulares. Mercados más pequeños, pero al fin y al cabo mercado, y sobre todo no satisfechos.

Incluso podría ir más allá. Me vuelvo a situar en el lado de la “Viajera dinámica”. Estoy buscando empresas que puedan satisfacer todas mis ocurrencias para un viaje concreto. Y si la encuentro, podríamos co-crear servicios. Así, la empresa, podría fidelizar a sus propios clientes, escuchándolos directamente y creando servicios concretos determinados y específicos.

Si quieres ofrecer servicios con propuestas de valor, ponte el disfraz de detective y baja al submundo, allí donde radican las emociones, las motivaciones y los impulsos. Todo sea por el cliente y la supervivencia del negocio ¿no?.